¿Afecta el estrés a tu piel?

0

Seguro que más de una vez te han hecho este comentario: “tienes mala cara ¿estás estresad@?“. La piel de tu rostro refleja tu estado anímico. Esto ocurre porque el sistema nervioso y la piel están íntimamente conectados, ya que ambos proceden de la misma capa embrionaria, el ectodermo. Así, la interconexión es tal que los estados de estrés son causantes  y otras veces agravantes de trastornos en nuestra piel, y viceversa trastornos prolongados de la piel pueden producir estrés, tal es el caso de psoriasis, vitíligo, dermatitis atópica… convirtiéndose esto auténticos círculos viciosos.

Imagen de http://www.eau-thermale-avene.es/

El estrés en “pequeñas dosis” es beneficioso ya que nos ayuda a mantenernos despiertos y activos, pero cuando estas “dosis son altas” y “prolongadas” en el tiempo el estrés se vuelve perjudicial para nuestro cuerpo y nuestra mente.

¿Qué puede causar el estrés?

  1. Inflamaciones internas que se traducen en arrugas, sequedad y picores.
  2. Alteraciones como acné, rosácea, urticaria que se producen por exceso de cortisol o de histamina.
  3. Flaccidez cutánea por disminución de la producción de elastina y colágeno.
  4. Aparición de canas porque el estrés prolongado causa daños en las células madre el folículo piloso. Fijaos por ejemplo en una foto de Obama antes de ser presidente y comparadla con otra de su estado actual.
  5. Caída del cabello por bloqueo del flujo sanguíneo al cuero cabelludo, el cabello se debilita y puede ocasionar “alopecia areata”.
  6. Hiperhidrosis o sudor excesivo por aumento en la producción de adrenalina.
  7. Dishidrosis, enfermedad que se caracteriza por la aparición de pequeñas ampollas en las palmas de las manos, plantas de los pies y puntas de los dedos, y que producen irritación y picores al ponerlas en contacto con agua o con otras sustancias.

Nuestros consejos para paliar o evitar que todo esto ocurra

  • Limpia diariamente tu piel con productos específicos y procura no frotarla.
  • En caso de que lleves maquillaje, desmaquíllate al llegar a casa.
  • Exfolia semanalmente la piel porque así eliminas las células muertas, liberas toxinas y logras mayor oxigenación en tu piel.
  • Hidrata tu piel diariamente porque una piel poco hidratada favorece la aparición de arrugas y flacidez.
  • Duerme, el tiempo recomendado para un adulto, 8 horas.
  • Practica hábitos saludables:
  1. Bebe 1,5-2 litros de agua.
  2. Dieta equilibrada y rica en frutas, verduras, lácteos y cereales, ya que son fuentes naturales de vitaminas B, C, E, que ayudan a disminuir los radicales libres.
  3. Evita el café y el alcohol.
  • Practica ejercicio físico, actividades relajantes (yoga, tai chi…) o simplemente pasea ya que estas actividades te ayudarán a controlar el estrés y por lo tanto a mejorar el estado de tu piel.

Nuestra recomendación

Todos los productos que has de utilizar para realizar la limpieza, la exfoliación, la hidratación y el maquillaje han de ser específicos para tu piel. En caso de que no sepas cual es tu tipo de piel o no sepas si los productos que estas usando son realmente efectivos no dudes en ponerte en contacto con Mamen, nuestra Dermoconsejera, quien con la ayuda de nuestro Dermoanalizador, prodrá realizar un estudio exahustivo de tu piel y sus necesidades, además de comprobar si tus expectativas se están cumpliendo.

Esperamos tus comentarios, coméntanos qué otros temas te interesan porque estamos deseosos de poder ayudarte en todos aquellos aspectos que afectan a la salud y a la belleza.

Ana Mª Baamonde González. Farmacéutica Titular.

About Author

Ana María Baamonde González

Leave A Reply