Cambios producidos durante el embarazo (I). Primer trimestre.

0

El embarazo es una de las experiencias más bonitas e importantes en la vida de una mujer, pero también es un período en el que se experimentan grandes cambios tanto fisicos como psicológicos. Por ello, en este artículo te voy a mostrar las alteraciones que se producen tanto en tu cuerpo, y en el de tu bebé, como en tu estilo de vida, mes tras mes.

Fases del embarazo

Primer Trimeste

Tu bebé

Estas primeras semanas son cruciales para él, ya que a lo largo de las mismas se desarrollarán sus órganos vitales.

Primer mes

Durante estas cuatro semanas, tu hijo es una bolita microscópica de aproximadamente unos 5mm llamado embrión. Al final de la primera semana se determina el sexo del bebé, aunque probablemente tú no lo sepas hasta que hayan pasado unos meses. Principales cambios:

  • Su corazón empieza a latir.
  • Comienzan a formarse las extremidades (primero se definen los brazos y posteriormente las piernas).
  • Se activa la circulación sanguínea.
  • Su estómago se dilata.
  • Los pulmones van desarrollándose.

Segundo mes

Este mes sigue siendo crucial para su desarrollo, ya que cada vez va creciendo más y algunos órganos empiezan a estar completos. Los principales cambios que experimenta son:

  • Crece hasta medir aproximadamente 3 cm y pesar entre 2 y 3 g.
  • Ya tiene ojos, boca y orejas.
  • Su cabeza se endereza.
  • Continúa el desarrollo de los órganos internos.
  • Tanto corazón como el resto del sistema circulatorio están completos.

Tercer mes

En este mes de desarrollo ya podemos comenzar a ver algunos signos distintivos de su físico más desarrollados. Así, los cambios más destacables respecto al mes anterior serían:

  • Que ya mide 12 cm y pesa cerca de 65 g.
  • Ya tiene bien definida su cabeza, sus brazos y sus piernas, así como la mayor parte de sus órganos internos.
  • Se afinan los rasgos de la cara.
  • El esqueleto continúa formándose y aparecen las articulaciones de codos y muñecas.

Tu cuerpo

Disfruta de tu embarazo

Al principio puede que que todavía no sientas cambios en tu cuerpo, pero tu organismo ya se prepara para este gran acontecimiento. En las primeras semanas puedes notar pequeñas molestias abdominales similares a las premenstruales, pero realmente se debe a que el útero va creciendo. Por ello, me gustaría mostrarte una serie de señales que indican que éstas embarazada:

  • Ausencia de menstruación.
  • Aumento del volumen y de la sensibilidad de los pechos, debido a los grandes cambios hormonales.
  • Pigmentación más oscura en la areola.
  • Sensación de cansancio y sueño.
  • Posibles náuseas y mareos (no todas las mujeres las sufren). A algunas les aparecen desde el primer día y a otras semanas posteriores. Suelen desaparecer a las 12 semanas, aunque pueden persistir hasta la decimosexta. Para paliarlos es muy importante que se cuide la alimentación. Por ejemplo, antes de levantarte de la cama deberías comer algo, ya que muchos mareos se deben a que los niveles de glucosa están muy bajos por la mañana. Para combatir las náuseas es conveniente comer frecuentemente, en pequeñas cantidades, de forma que resulten poco copiosas. También sería aconsejable que aumentases el consumo de agua, zumos, frutas y verduras para compensar los fluidos que se pierden con los vómitos.
  • Los desvanecimientos son frecuentes durante el primer trimestre. Se producen principalmente por las bajadas de tensión originadas por la mayor afluencia de sangre hacia el útero. Para evitarlos:
    • No permanezcas mucho tiempo de pie.
    • No te levantes bruscamente.
  • Leucorrea (aumento de las secreciones vaginales).
  • Molestias leves en la pelvis.
  • Frecuentes ganas de orinar.
  • Cambios bruscos de humor debido a que las hormonas están revolucionadas.
  • Aumento de peso de entre 1 y 2 kilos.
  • Varices. Aparecen ya que las venas se vuelven más frágiles, por lo que se pueden presentar en cualquier momento. Para evitarlo, lo mejor es caminar y nadar (con moderación) todo lo que puedas.

Si sientes las piernas pesadas y cansadas: mantenlas en alto y hazte masajes desde los tobillos hacia los muslos para favorecer la circulación de retorno. Sobre este fenómeno en concreto ya escribimos además dos posts específicos (éste y éste), por lo que si sientes curiosidad, te animo a que los leas ya que en ellos extendemos nuestras explicaciones.

Para terminar

Por último, para terminar solo quería recordarte que ésta ha sido la primera entrada que voy a escribir para esta serie, por lo que en las próximas entregas trataré el resto de meses del embarazo, con los consiguientes cambios que experimentarás tanto como tu bebé. Si tienes dudas, sugerencias, o quieres mostrarnos tus impresiones, sería genial que utilizases la zona de comentarios o bien que vinieses a la farmacia a preguntarnos.

¡Espero que te haya gustado el post!

Photo credit: Kit4na / Foter / CC BY

About Author

María del Carmen Carrasco

Leave A Reply