Soluciones para cuidar de ti durante la Campaña de la Fresa

0

Llegando la primavera comienza la parte álgida de la campaña de la fresa, motor económico de nuestro pueblo. Es en este tiempo cuando muchos acuden a nuestra farmacia por diversos problemas de la piel relacionados de manera directa e indirecta con esta campaña. En este post me propongo resolverte las dudas más habituales.

 fresa

1. Picor y enrojecimiento de la piel.

Es una consulta muy habitual, puesto que genera muchísima incomodidad. Bien, pues normalmente esto se debe a alergias o dermatitis de contacto que pueden ser provocadas, o bien por la sustancias que se usan para el tratamiento de la fresa (que en personas más sensibles pueden provocar alergias), y no sólo en la parte de contacto directo, como por ejemplo las manos, sino en toda la piel ya que esas sustancias pueden estar ampliamente distribuidas en el ambiente. En este caso deberás usar geles muy emolientes que no resequen aún más la piel como son los oleogeles o los geles indicados para el tratamiento de la atopía. Por ejemplo, los que contengan avena son muy calmantes y van a mejorar mucho la sensacion de picor y quemazón. Seguidamente deberías hidratarte de forma diaria y muy fuerte para devolver el confort perdido a tu piel. En casos más graves se necesitará la aplicación de algún corticoide de baja potencia para calmar el picor y el enrojecimiento.

Cuando lo descrito anteriormente sólo y exclusivamente aparezca en las manos, se debe principalmente a que la hoja verde de la fresa en un contacto repetido genera urticaria, como ocurre con la ortiga, y provoca un picor incesante y desesperante. En estas ocasiones lo primero es protegerse las manos con unos guantes, ya que cuanto menor sea el contacto directo con la hoja verde de la fruta en menor grado aparecerá la urticaria. En estos casos siempre deberías usar los “guantes azules“, que son de nitrilo no de vinilo como son los típicos de color blanquecino que además éstos no contienen el “polvito blancocausante de muchas alergias. En el momento del brote fuerte será necesario la aplicación de un corticoide de baja potencia, el cual sólo lo aplicarías de noche, seguido de una crema de manos muy emoliente y parcialmente enriquecida en Urea para facilitar la reparación de la piel, evitando así pequeñas infecciones que puedan aparecer en las heriditas de las manos. La crema de manos deberás aplicártela al menos dos veces al día, siendo la más importante la aplicación antes de acostarte, periodo del día en el que tus manos estarán más inactivas.

 sol

2. Sol y Manchas en la Piel.

Otra consulta muy habitual en la farmacia, son las manchas que aparecen en la piel durante la campaña de la fresa (pincha aquí para ver un artículo más detallado sobre este tema). Debido al tipo de trabajo que se desempeña durante la misma, las personas que pasan el día entero recolectando la fruta, pasan muchísimas horas al sol. Es por ello que lo principal en el tratamiento de este tipo de problemas es la prevención, ésta se consigue utilizando Protectores Solares con FPS+50 (pincha aquí para leer un artículo especial sobre fotoprotectores) que han de aplicarse al menos media hora antes de la exposición solar, reponerse cada dos horas y lo más importante de todo es la calidad de los filtros solares. Evidentemente los filtros solares “Low Cost” son más baratos para el bolsillo pero traen consecuencias desastrosas para la piel. Puede que hayas oído eso de que “la piel tiene memoria“, y es totalmente verdad, las manchas solares no son más que alteraciones en el orden normal de nuestra pigmentación. El cuerpo trata de reparar todo el daño acumulado por la radiación solar durante años, pero llega un momento en el cual la reparación es imposible y comienzan todos los problemas, ya no solo las manchas en la piel, que en la mayoría de los casos son un mal estético, sino todos los problemas de salud que pueden acarrear como los carcinomas, melanomas, ect. Es por ello que la protección solar no debe ser sólo facial sino total, ya que cuando llega el calor todo el mundo comienza a ponerse ropa más veraniega dejando escote, brazos y espalda al aire y totalmente desprotegidos.

Los filtros solares de baja calidad a partir de los 30 minutos de exposición comienzan a degradarse en nuestra piel y con ello comienzan a bajar el factor de protección solar, dejándonos totalmente expuestos a las radiaciones solares. Cómo dice el dicho popular “nadie da duros a pesetas” y en este campo ocurre lo mismo. Por ello lo mejor es invertir en salud, tu salud.

3. Dolor.

Por último y no por ello menos importante, es el dolor que se genera por la postura en la que generalmente se recolecta la fresa. La mayoría de las consultas son por en dolor muy agudo en la espalda generalmente en la zona que va desde los lumbares hasta el sacro. Es un dolor postural, es decir, que en el momento que el movimiento cesa durante un tiempo el dolor desaparece. La mayoría de las personas optan por el tratamiento con antiinflamatorios a todas horas y no es del todo correcto, realmente el uso de antiinflamatorios es necesario pero bajo unas pautas. Pero como todo en la salud siempre es mejor prevenir que curar. Lo ideal es utilizar durante toda la campaña las fajas sacro-lumbares, de tal forma que el músculo estará siempre más reforzado, protegido y con un calor extra disminuyendo así la inflamación y controlando mejor la extensión-distensión de la musculatura. Tras la jornada de trabajo aliviará bastante la ducha de agua templada-caliente a presión sobre la zona a tratar. Y por último una pomada antiinflamatoria aplicada con masajes circulares.

En los momentos de crisis más agudas, sí sera necesario la toma de antiinflamatorios orales, siendo mucho más efectivos e inocuos los de origen homeopático. Ésta es un tipo de medicina con el que se trata a todos los deportistas de élite debido a su alta eficacia y escasos efectos secundarios.

Hasta aquí el post de hoy, espero que te haya sido de ayuda, si tienes alguna duda o sugerencia… ¡ya sabes donde encontrarme! ¡Nos vemos en el siguiente post!

About Author

Mamen González del Corral

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Sevilla. Postgrado de experto en Dermocosmética Farmacéutica y Parafarmacia por la UNED. Actualmente cursando un segundo experto en Dermocosmética Farmacéutica por la Universidad de Barcelona y formación en tricología.

Leave A Reply