6 Consejos sobre el catarro y resfriado en niños | Consejos

0

El catarro o resfriado es una afección vírica de las vías respiratorias altas y se caracteriza por producir tos, secreciones, mucosidad y obstrucción nasal, que dificultan la respiración del bebé o del niño. Como he dicho el principal causante de todo esto es un virus (el del resfriado común), pero hay más de 200 tipos diferentes que pueden causar estos síntomas (siendo los rhinovirus los más frecuentes de todos). Por otra parte, si tienes problemas para diferenciar a estos virus de los de la gripe, re recomendaría que leyeses este otro artículo que publicamos hace unos meses. Como los más pequeños son especialmente vulnerables ante esta enfermedad, en el día de hoy me pareció que sería una muy buena idea el mostrarte algunos consejos útiles.

¿Cómo se pueden contagiar tus hijos?

En primer lugar es fundamental conocer las principales formas por las que tu hijo puede contagiarse. Los cambios bruscos de temperatura, el comienzo de la guardería y el cole son algunos de los momentos en los cuales se producen más contagios. Los niños son más vulnerables a sufrir procesos febriles, ya que ellos están continuamente expuestos a nuevos virus y además su sistema inmunológico aún no ha alcanzado la madurez.

¿Cómo se puede combatir el resfriado?

Se trata de una enfermedad que se ha de curar sola, ya que en la actualidad no existen tratamientos ni medicamentos que lo prevengan o lo curen. Lo que sí puedes hacer es tomar una serie de medidas higiénicas básicas , para evitar la transmisión del virus y por tanto, los contagios.

En cambio, si estamos hablando de contagio y tu bebé tiene ya el virus, te voy a dar algunos consejos para aliviarle algo los síntomas y que así esté más cómodo.

6 Recomendaciones para aliviar los catarros y resfriados en niños

  1. Aunque parezca mentira la fiebre es beneficiosa. Sólo es aconsejarla bajarla, utilizando antitérmicos, si el niño está molesto.
  2. Cuando tenga la nariz taponada por la mucosidad, puedes lavar sus fosas con suero fisiológico y así ayudarle a respirar mejor. Esta práctica la puedes repetir siempre que tu niño lo necesite: al acostarse, al levantarse, antes de comer
  3. Es importante mantenerle bien hidratado. Dale agua, líquidos calentitos o zumos (preferentemente naturales).
  4. Si el ambiente en casa es muy seco, puedes utilizar un humidificador durante un corto periodo de tiempo. Humedecer el aire ayuda a que el moco sea menos espeso y contribuye a lubricar la vía área. Sin embargo… ¡Te cuidado! si tu niño tiene bronquitis o asma puede ser algo perjudicial.
  5. Si el niño quiere el baño es mejor dárselo. Le puede resultar muy agradable ya que tiene muchas propiedades relajantes y anticongestionantes, por la acción del vapor de agua.
  6. Es importante también que mantengas la casa ventilada y limpia.

Para terminar

¡Espero que te haya resultado útil el artículo! Ya que son muchas las madres que vienen a la farmacia preocupadas por este tipo de cuestiones, pensé que podría ayudarte lo que he dicho por aquí. En cualquier caso si tienes algún tipo de pregunta, sugerencia o comentario, me encantaría que me lo indicases por la zona de comentarios.

¿Qué te ha parecido el post? ¿Seguías algunos de estos pasos para cuidar a tu hijo? ¿Cuáles? ¿Hay alguna otra cosa que hayas o que te hayan aconsejado? ¿Qué otra clase de entradas te gustaría que elaborase por aquí?

¡Nos vemos en el siguiente artículo!

About Author

María del Carmen Carrasco

Leave A Reply