Llagas bucales: causas, prevencion y tratamiento.

0

¡Bienvenido una vez más a nuestro blog! Una de las consultas que con más frecuencia se nos hace en la farmacia es “¿qué me das para estas llaguitas que tengo en la boca?” por eso en este post trataré de explicarte qué son esas llaguitas, sus causas, su prevención y su correspondiente tratamiento.

Consejos para curar las llagas bucales

¿Qué son las aftas bucales?

Son pequeñas llagas de forma redondeada u oval, abiertas y dolorosas, que pueden surgir en cualquier punto de la cavidad oral: lengua, labios, encías, garganta etc. Estas lesiones son poco profundas, de color blanquecino o amarillento y rodeadas de un halo rojizo. No presentan pus, bacterias u otras señales de infección y su tamaño es variable en función de la zona donde aparezcan.

Las aftas son muy dolorosas y con frecuencia llegan a dificultar actividades como hablar, comer, deglutir

Causas principales de estas llagas

  1. Propensión genética. Si tus padres padecen de aftas bucales con frecuencia, hay hasta un 90% de probabilidades de que tú también las padezcas.
  2. Desequilibrios hormonales. La posibilidad de padecer aftas bucales aumenta con la bajada del periodo, en la menopausia, etc.
  3. Bajada de las defensas. Cuando sufres una infección vírica como una gripe o un resfriado, vives una situación estresante etc las defensas bajan y la propensión a padecer aftas aumenta.
  4. Bajos niveles de algunos minerales, vitaminas y oligoelementos como el hierro, vitamina B12, vitamina C, ácido fólico o zinc, favorecen la aparición de aftas.
  5. Higiene dental muy agresiva.
  6. Una lesión ocasionada por un arreglo dental, ortodoncia o una prótesis dental.
  7. Alergias a algunos alimentos.
  8. Un mordisco en la mejilla o en la lengua.
  9. Pocas horas de sueño.
  10. Algunas pastas dentales que contienen lauril sulfato sódico.
  11. Reflujo gastroesofágico.
  12. Algunos medicamentos como antiinflamatorios, rifampicina, atenolol…

Prevención y tratamiento de las aftas bucales

  1. Higiene bucal. Esta es la primera medida no sólo para prevenirlas sino también para tratarlas, utilizando una pasta dental, un cepillo suave y un colutorio adecuado (además de hacer una buena limpieza de la lengua con un limpiador lingual). El colutorio o enjuague bucal no debe de contener alcohol ya que puede irritar aún más la úlcera y el cepillo debe de ser suave, como comenté anteriormente, y cambiarlo con frecuencia (cada 3 meses)
  2. Evitar el estrés ayudándonos de algunas medidas como practicar yoga, algún deporte, leer, pasear, etc.
  3. Alimentación adecuada. Tomando mucha fruta, verduras y legumbres y evitando alimentos ricos en grasas o muy condimentados, de fuerte sabor ácido (como los cítricos), bebidas con gas, alimentos que contengan aristas como patatas fritas, frutos secos, biscotes, etc. También deben evitarse los alimentos muy ricos en azúcares.
  4. El tratamiento de las aftas se basa principalmente en combatir los síntomas de la lesión ya que en la mayoría de los casos se desconoce su causa. Las principales sustancias utilizadas para ello son:
  • Protectores de la mucosa.
  • Cremas de áloe vera.
  • Polivinilpirrolidona.
  • Antiinflamatorios.
  • Esteroides tópicos.
  • Ácido glicirretínico.
  • Antisépticos.
  • Benzidamida.
  • Clorhexidina.
  • Triclosan.

Una mención especial merece el ácido hialurónico, ya que en las aftas se produce una pérdida de tejido conectivo de la mucosa bucal, y el ácido hialurónico es un constituyente fisiológico de este tejido. Además interviene en procesos de reparación tisular y cicatrización actuando localmente como sustancia protectora, reparadora, antiinflamatoria, antiedematosa y cicatrizante de la mucosa oral.

Por todas estas propiedades la mayoría de las fórmulas farmacéuticas utilizadas actualmente para el tratamiento de las aftas, geles, sprays y colutorios tienen en su composición este ácido.

Para terminar

¡Hasta aquí ha llegado el artículo de hoy! ¡Espero que te haya gustado! Ya que son muchas las dudas que se nos plantean a lo largo del año sobre las llagas que se van formando en la boca, confío en que la información que he dado en el post te haya sido de utilidad. En cualquier caso si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia, me encantaría que nos dejases un comentario. ¡Te responderé encantada!

¡Nos vemos en la siguiente entrada!

 

About Author

Ana María Baamonde González

Leave A Reply